Creando una nueva política de gestión de parches.

La administración de parches permite probar e instalar los cambios de código en las aplicaciones Windows existentes en un dispositivo. Actualiza los sistemas con los últimos parches (códigos) disponibles y averigua cuáles utilizar, a menudo para corregir errores y lagunas de seguridad. Este es un aspecto vital de la ciberseguridad, especialmente en empresas de cualquier tamaño.

¿Por qué necesito una política de gestión de parches?

Es crucial que la gestión de parches sea un aspecto de sus medidas de seguridad cibernética. El servicio trabaja de manera preventiva para detectar las vulnerabilidades antes de que sea demasiado tarde - si los parches no se despliegan lo suficientemente pronto, una red podría verse seriamente comprometida. Con una vigilancia constante, cualquier amenaza que pueda poner en peligro los datos de su empresa y otra información sensible dentro de su red será descubierta lo antes posible.

Dado que los parches pueden aplicarse a casi todos los aspectos de un punto final (ordenador portátil, de sobremesa, móvil u otro dispositivo con conexión a Internet), es esencial que la gestión de parches se utilice en todos los puntos finales de la empresa, para proteger los datos de su lugar de trabajo. Sin embargo, a pesar de que muchas empresas conocen la importancia del proceso, no participan en la gestión de parches debido a la escala del proyecto. Con demasiados parches y la aplicación de parches a menudo interrumpiendo las operaciones, la tarea puede quedar relegada a un segundo plano.

Debe asegurarse de que todos los miembros relevantes de la empresa, como los técnicos de TI o los equipos de seguridad, conozcan el proceso de gestión de parches.

Administración de parches manual vs software de administración de parches automatizado.

Hay dos procesos diferentes para la gestión de parches. Puede llevar a cabo la gestión manual de parches, lo que implicará la creación de una política de gestión de parches. También puede utilizar el software de gestión de parches automatizado como una alternativa precisa y que ahorre tiempo. Incluso cuando descargue el software, a menudo descubrirá que sigue valiendo la pena tener su propia política de copias de seguridad.

Creando una nueva política de gestión de parches.

La creación de una nueva política implica varios pasos, que abarcan la plantilla del proceso de gestión de parches y la política y los procedimientos de gestión de parches. La creación de un programa de gestión de parches y vulnerabilidades puede ser sencilla, cuando se siguen estos pasos:

Paso 1: Crear un inventario categorizado de todos los activos de TI.

Para comenzar su política de administración de parches, debe tener un buen conocimiento de todos sus activos. Cree una lista de sus puntos finales, incluyendo servidores, dispositivos de almacenamiento, enrutadores, ordenadores de sobremesa, portátiles y tabletas. Una vez que comprenda bien todos los activos que debe cubrir, clasifíquelos por tipo y nivel de riesgo. Un ejemplo de un punto final de alto riesgo es cualquier cosa que utilice para abrir correos electrónicos. Los puntos finales de bajo riesgo incluyen los dispositivos que no están conectados a Internet.

Paso 2: Probar rigurosamente el despliegue de parches en un entorno de prueba.

La siguiente etapa es crear un entorno de prueba para desplegar parches. Es crucial llevar a cabo pruebas de parches antes de desplegarlos en el entorno de producción, comprobando que son completamente funcionales y que no causarán ningún daño a sus sistemas y aplicaciones.

Paso 3: Hacer una copia de seguridad de los datos existentes en el entorno de producción.

Asegurarse de que todos los datos del entorno de producción en vivo sean respaldados en caso de que necesiten ser restaurados más tarde.

Paso 4: Echar a andar el despliegue de parches en el entorno de producción.

Una vez que se haya asegurado de que todos sus dispositivos y puntos finales están respaldados, puede desplegar los parches en el entorno de producción.

Paso 5: Mantener y evaluar los parches regularmente.

Es importante continuar el mantenimiento de los parches - evaluar y controlar regularmente su rendimiento después de que se hayan desplegado. Esto es vital para la seguridad de cualquier negocio, y debe ser continuo.

Directrices de mejores prácticas.

Hay varias maneras de mantener su política de administración de parches. Aquí hay algunas de las mejores prácticas de la política de administración de parches que le aconsejamos seguir:

Actualice regularmente su inventario y software.

Todos los datos de inventario y el software deben actualizarse regularmente - las actualizaciones críticas pueden ayudar a marcar o arreglar los fallos de seguridad.

Mantenga una lista de las vulnerabilidades más comunes.

Si mantiene una lista de las vulnerabilidades más comunes y de los activos de TI que corren mayor riesgo, puede consultarla a lo largo del proceso. Esto le guiará sobre las amenazas más y menos probables, y sobre los puntos finales más susceptibles a esas amenazas, ayudándole a priorizar sus acciones.

Anote cómo se configuran las herramientas de seguridad.

También debe tomar nota de la configuración de sus dispositivos y herramientas de seguridad, y cómo funcionan. Esta lista puede volver a ser consultada a lo largo del proceso de gestión de parches, especialmente si hay algún problema en relación con el despliegue de los parches después del entorno de prueba.

Los beneficios de los programas de gestión de parches automatizados.

Avast Business Patch ManagementAl descargar el software de gestión de parches, puede ahorrar tiempo eliminando los procesos manuales de sus operaciones. Una solución automatizada buscará regularmente los parches que faltan y revisará los que ya están instalados, evaluando si son apropiados para su uso. El servicio eliminará el tiempo y el estrés asociados con la realización de estas tareas por sí mismo, liberando tiempo de desarrollo que puede ser utilizado para tareas de mayor prioridad.

Avast Business Patch Management puede mejorar la eficiencia y la productividad en el lugar de trabajo gracias a su enfoque automatizado de la exploración. La solución también elimina el error humano del proceso, aportando precisión y amplitud al escaneo de parches y eliminando las conjeturas. El software permite desplegar los parches necesarios en una serie de puntos finales desde un panel central, a la vez que selecciona la frecuencia de la exploración según un programa que se adapte a sus necesidades.